Clínica San Juan de Dios | Festividad del Beato José Olallo
La Clínica San Juan de Dios es una Red Integral Privada de Servicios de Salud a Nivel Nacional, con el propósito de brindarle Atención de Salud con Excelencia, respaldados por los valores de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (Hospitalidad, Calidad, Respeto, Espiritualidad). Misión Somos una Institución de Salud sin fines de lucro que responde a las necesidades de salud de nuestro País, en concordancia con los principios y valores de San Juan de Dios. Visión Constituirnos como una Institución de Salud altamente competitiva, gestionada con criterios de excelencia y modernidad, articulada a las redes de salud públicas y privadas, manteniendo y promoviendo los valores de San Juan de Dios.
clinicas en lima, clínica, clinica, clínica en lima, clínica en perú, clinica en peru, Clínica San Juan de Dios, Rehabilitacion, Centro quirúrgico, Hospitalización, Imagenología, terapia física, traumatología
23750
post-template-default,single,single-post,postid-23750,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.4,vc_responsive

Festividad del Beato José Olallo

Nació en la ciudad de la Habana, Cuba, el 12 de febrero de 1820 a la edad de 13 años ingresó en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, en la comunidad del hospital de los santos Felipe y Santiago, de la Habana.

Superando los obstáculos que parecían interponerse a su vocación, se mantiene constante en su decisión, emitiendo la profesión como religioso hospitalario. En el mes de abril del año 1835 fue destinado a la ciudad de Puerto Príncipe (hoy Camagüey), incorporándose a la comunidad del Hospital de San Juan de Dios, donde se dedicó por el resto de su vida al servicio de los enfermos, según el estilo de San Juan de Dios.
 
Perseverante en la vocación, a través de su bondad dulce y serena hizo del cuarto voto de Hospitalidad, propio de los religiosos de San Juan de Dios, no solo un ministerio de amor y servicio hacia los enfermos, sino un modo de ardiente apostolado, destacándose en la asistencia a los moribundos y agonizantes, a los cuales acompañaba en las últimas horas de su existencia, en el paso hacia una vida mejor.
 
Se distinguió, pues, siempre por su infinita bondad, siendo llamado con los apelativos de “apóstol de la caridad” y “padre de los pobres”, que sintetizan perfectamente el heroico testimonio del Beato Olallo.
 
El 07 de marzo de 1889 pasó a la casa del Padre en Camagüey. Fue beatificado por Benedicto XVI el 29 de Noviembre de 2008.

Sin comentarios

Publicar un comentario